Un periodo sabático en tu ciudad

Por si el blog se ha vuelto viral y ahora hay cientos, qué digo, miles de lectores y llega algún despistado que no me conoce (y por los que me conocen también), creo que está bien contar a qué me estoy dedicando.

Ésta sería la parte 1, la que yo llamo: “no pensar en el trabajo”.

Un poco antes de renunciar, me plantee a qué iba a dedicar mi tiempo y cuánto tiempo. Había tenido bastantes vacaciones porque se me habían acumulado del año anterior, pero estaba un poco agotada mentalmente. Por eso, el primer mes estuve de vacaciones en Tailandia con un grupo de amigos y después en Altea, un pueblo precioso en Alicante al que voy casi todos los veranos.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA
Casco antiguo de Altea

La idea de coger una mochila y recorrer el mundo fue una de las primeras que consideré, pero por varios motivos que explicaré en otra entrada descarté la idea.

Tenía bastante claro que, al principio, no quería  hacer cursos de nada relacionado con lo que había sido mi trabajo. Quería una especie de “descanso activo” como dirían los runners (corredores o atletas de toda la vida) pero en este caso, un descanso activo mental.

Decidí comenzar a estudiar fotografía y antes de irme a Tailandia había pagado ya un curso intensivo de Fotografía Profesional en EFTI que comenzaba en octubre en Madrid. Inscribirme en algo relativamente pronto me ayudó a ser capaz de disfrutar de las vacaciones porque sabía que a la vuelta ya tenía una actividad programada. Así soy de aventurera.

El curso me llamó la atención porque era una forma de aprender un poco de todo como a mí me gusta. Entre otro temas, el contenido incluye historia, técnica, tratamiento digital, iluminación y una introducción a varios estilos de fotografía.

Estudiar fotografía era algo que siempre había querido hacer. Hoy en día uno puede aprender técnica y postproducción fotográfica (a.k.a. retoque o Photoshop) a través de tutoriales online. Yo nunca había podido dedicarle mucho tiempo y soy de las que piensan que, siempre que uno pueda, es mejor que alguien te cuente las cosas.

Además del curso en EFTI, aproveché para hacer deporte por primera vez en mi vida desde las clases de educación física del colegio. Aún sigo haciendo deporte por si alguien se lo pregunta.

Tambien me he dedicado a tomar clases de caligrafía en Deletras, que es un hobby que comencé hace ahora más de un año.

Por último, fueron meses que aproveché para hacer pequeñas cosas como ir a exposiciones o desayunar tranquilamente o pasar ratos agradables comiendo o tomando café con alguien, casi siempre compañeros del curso de fotografía. Si estás leyendo esto, sabed que os echo de menos.
Esto de salir también lo hacía antes, no os vayáis a pensar. El problema era que había dejado de disfrutar de algunos de esos momentos. Unos meses antes de dejar mi trabajo, no era raro que los viernes por la noche mi cuerpo se desplazara a algún lugar mientras mi mente seguía no sé muy bien dónde. Esto es un síntoma de que algo no va bien y si te ocurre muy a menudo te animo a que te lo hagas mirar.

Al acabar esos primeros meses de “descanso”, tenía previsto o bien comenzar a centrarme en algo más profesional o bien recorrer el mundo haciendo fotos. En el primer caso hablaba mi Pepito Grillo y en el segundo mi lado de soñadora despierta. Para los fans despistados o los conocidos que no veo desde hace siglos, desvelaré la sorpresa en la próxima entrada. El resto ya sabéis más o menos a qué me estoy dedicando.

¡Ah! Si tienes curiosidad por algún tema me encantaría responder a cualquier comentario o pregunta 🙂

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s